LEY MINERA DE LA REPÚBLICA DOMINICANA NUM. 146


EL CONGRESO NACIONAL
En Nombre de la República
HA DADO LA SIGUIENTE LEY
MINERA DE LA REPÚBLICA DOMINICANA
NUM. 146
DISPOSICIONES SUSTANTIVAS
TÍTULO I
DEL DOMINIO DE LAS SUBSTANCIAS MINERALES
CAPÍTULO 1
Del Dominio
Art. 1.- Las substancias minerales de toda naturaleza, que se encuentren en el
suelo y el subsuelo del territorio nacional y en el suelo y subsuelo submarino del mar
territorial, pertenecen al Estado.
Art. 2.- Para los fines de esta ley, se considerarán substancias minerales, cual
que sea su origen o forma de yacimiento, el guano, las substancias fosfatadas, el
mármol, el travertino, y demás rocas ornamentales, el ámbar, el grafito, el carbón de
piedra, el lignito, las arenas silíceas, y metalíferas, el talco, el caolín y demás arcillas
industriales, la sal, el yeso y otras substancias similares.
Art. 3.- El derecho de explorar, explotar o beneficiar las substancias minerales
se adquiere originalmente del Estado, mediante concesiones o contratos otorgados
conforme a las prescripciones de esta ley.
Art. 4.- El petróleo y demás hidrocarburos y las aguas minero-medicinales y las
gravas y arenas que constituyen materiales de construcción quedan exceptuados de las
disposiciones de esta ley, los cuales se rigen por leyes especiales.
Art. 5.- Las substancias minerales radioactivas también quedan exceptuadas de
las disposiciones de esta ley, las cuales podrán explotarse y beneficiarse solamente
mediante contratos especiales celebrados con el Estado.
Art. 6.- La concesión minera constituye un derecho distinto al de la propiedad de
la tierra en que se encuentra, aunque aquella y ésta correspondan a una misma
persona.
Art. 7.- La exploración, la explotación y el beneficio de las substancias minerales
se consideran de utilidad pública e interés nacional y gozarán de preferencia sobre
cualquier otro aprovechamiento del terreno, excepto en los lugares especificados en el
articulo 30 de la presente ley.
Art. 8.- Todos los concesionarios mineros quedan sometidos a la jurisdicción de
las leyes y de los tribunales de la República, y cuando se trate de extranjeros, se
considerará que han renunciado a toda reclamación diplomática sobre cualquier materia
relativa a la concesión.
Art. 9.- Las concesiones mineras no podrán otorgarse a gobiernos extranjeros ni
directamente ni por intermedio de personas físicas o jurídicas. En casos debidamente
justificados y previa aprobación del Congreso Nacional, el Poder Ejecutivo podrá
celebrar acuerdos especiales con empresas mineras extranjeras parcial o totalmente
estatales.
Art. 10.- La concesión minera se reputa un inmueble, incluyendo los bienes
destinados a sus operaciones como las instalaciones, maquinarias, aparatos,
instrumentos, vehículos, animales y cuantas cosas se utilicen para el fin económico de
la concesión. aunque se hallen fuera de su perímetro.
Art. 11.- La concesión minera da derecho con carácter de exclusividad sobre
todas las substancias que se encuentren dentro del perímetro de la misma, para
explorarlas, explotarlas o beneficiarlas, de conformidad con las prescripciones de esta
ley.
Sin embargo, la extracción de oro de los ríos y aluviones que se lleve a cabo por
métodos rudimentarios manuales, se podrá realizar libremente, siempre que no
interfiera con las operaciones de concesiones mineras.
Art. 12.- Las concesiones mineras no son susceptibles de división material y sólo
admiten la virtual en acciones.
CAPÍTULO II
De las personas inhábiles
Art. 13.- No podrán ejercer los derechos que confiere la presente ley:
a) El Presidente y el Vicepresidente de la República, los Secretarios de
Estado, los jueces de la Suprema Corte de Justicia, los Senadores y
Diputados, mientras ejerzan sus funciones y hasta seis meses después
de hacer cesado en el desempeño de las mismas,
b) El Director General de Minería y los funcionarios y empleados de las
dependencias estatales que intervengan en las actividades mineras o en
su fiscalización, mientras ejerzan sus funciones o empleos y hasta seis
meses después de haber cesado en el desempeño de los mismos.
c) Los cónyuges y los ascendientes o descendientes en primer grado de las
personas a que se hace referencia en este articulo.
Art. 14. La prohibición contenida en el artículo anterior no comprende los
derechos sobre concesiones de exploración o explotación, ni las adquisiciones de
cualesquiera derecho sobre minas, anteriores a la elección o nombramiento de los
funcionarios o empleados a que se hace referencia, ni los derechos sobre minas que
éstos o sus cónyuges adquieran por herencia o legado o que los cónyuges lleven al
matrimonio.
Art. 15.- Una persona no podrá representar simultáneamente a dos o más
personas físicas o jurídicas involucradas en un caso de litis en relación con un mismo
terreno, cuando éstas tengan intereses contrarios.
Art. 16.- Serán nulas las solicitudes de concesiones mineras que infrinjan las
disposiciones contenidas en este Capitulo.
CAPÍTULO III
De las Reservas Fiscales
Art. 17.- El Poder Ejecutivo podrá declarar la reserva fiscal de una zona minera
determinada, para la realización de catastros mineros, para la exploración y evaluación
de yacimientos de substancias minerales, para el establecimiento de explotaciones
mediante contratos especiales, o por otros motivos de interés del Estado, respetando
derechos previamente adquiridos. La suspensión total o parcial de la reserva fiscal, sólo
podrá efectuarse por disposición legal oficial.
Art. 18.- Las reservas fiscales para fines de catastro, tendrán una duración
máxima de dos años a partir de la fecha del Decreto del Poder Ejecutivo. Transcurrido
este término, la reserva quedará automáticamente suspendida sin necesidad de un
nuevo Decreto para el efecto.
Art. 19.- Cualquier explotación minera dentro de una zona de reserva fiscal, será
otorgada mediante licitación pública y subsiguiente celebración de contratos especiales
con el Estado. Las condiciones estipuladas en los contratos no podrán ser menos
favorables al interés economice nacional que las establecidas en la presente ley.
Art. 20.- No podrán solicitarse concesiones mineras dentro del perímetro de una
zona de reserva fiscal vigente, ya sea que el área solicitada se superponga total o
parcialmente.
TÍTULO II
DE LOS RECONOCIMIENTOS Y LA EXPLORACIÓN
CAPÍTULO I
De los Reconocimientos
Art. 21.- Los reconocimientos consisten en la búsqueda de indicios o
manifestaciones de substancias minerales. Se distinguen dos tipos de reconocimientos:
a) Reconocimientos superficiales que se realizan en el terreno.
b) Reconocimientos aéreos por medio de métodos aerofotogramétricos,
aerogeofísicos y otros, con el fin de levantar mapas y ubicar zonas
favorables, dentro de grandes extensiones de terreno, para la ulterior
exploración terrestre.
Art. 22.- Toda persona física o jurídica, nacional o extranjera, con excepción de
las indicadas en el artículo 13, tienen derecho a efectuar libremente reconocimientos
superficiales en todo el territorio de la República, fuera de las áreas sobre las cuales
existan concesiones de exploración o explotación otorgadas con las limitaciones
contenidas en esta ley.
Art. 23.- Se entiende que el derecho de libre reconocimiento superficial no faculta
a nadie a violar la propiedad privada. Para realizar cualquier reconocimiento en el
terreno privado será requisito indispensable la obtención de un permiso del dueño del
terreno. Si éste fuere negado, se recurrirá al Director General de Minería, previa citación
del propietario u ocupante del terreno, con miras de oír sus objeciones y autorizar o no
el reconocimiento superficial.
Art. 24.- En caso de producirse daños a una propiedad en el curso de un
reconocimiento superficial, el dueño u ocupante deberá recibir una justa indemnización
siguiendo para ello el procedimiento establecido en los artículos 181 y 182 de esta ley.
Art. 25.- En el caso de que durante el reconocimiento superficial se encontrara
alguna indicación de la presencia de substancias minerales, el interesado podrá
denunciarla a la Dirección General de Minería. Esta denuncia acuerda un derecho de
prioridad por treinta (30) días para solicitar una concesión de exploración o explotación,
cumpliendo con los requisitos de esta ley, dentro del área delimitada por un circulo con
radio de dos mil (2000) metros, cuyo centro será el sitio donde se descubrió el mineral.
Art. 26.- El reconocimiento aéreo es de competencia privativa del Estado. Sin
embargo, el Poder Ejecutivo, con recomendación de la Secretaría de Estado de
Industria y Comercio, podrá otorgar permisos especiales para efectuar reconocimientos
aéreos.
CAPÍTULO II
De las Concesiones de Exploración
Art. 27.- La exploración consiste en la realización de trabajos en el suelo o el
subsuelo, con el fin de descubrir, delinear y definir zonas que contengan yacimientos de
substancias minerales, mediante investigaciones técnico-científicas, tales como
geológicas, geofísicas, geoquímicas y otras, incluyendo perforaciones, muestreos,
análisis y pruebas metalúrgicas, planos, construcciones de caminos y otros medios de
acceso para tal fin,
Art. 28.- Es de interés primordial del Estado la exploración del territorio nacional,
con el fin de descubrir yacimientos de substancias minerales para su ulterior explotación
y aprovechamiento económico.
Art. 29.- La Secretaria de Estado de Industria y Comercio otorgará concesiones
de exploración a las personas que las solicitaron de acuerdo con las condiciones y
requisitos establecidos en esta ley.
Art. 30.- Dentro del área de poblaciones o donde existan cementerios, parques o
jardines públicos no podrán realizarse trabajos mineros. Tampoco podrán realizarse
esos trabajos en la proximidad de edificios, vías de comunicación, líneas de fuerza
motriz, telegráficas o telefónicas, canales de riego, oleoductos, obras públicas de
cualquier género y monumentos históricos, ni en la vecindad de fortalezas, polvorines o
arsenales, excepto con autorización expresa del Poder Ejecutivo.
Art. 31.- La concesión de exploración da el derecho exclusivo para explorar las
substancias minerales que se encuentren dentro del perímetro de la misma, por el
término de tres (3) años computables a partir de la fecha de su otorgamiento.
Art. 32.- A una misma persona física o jurídica no podrá otorgársela en
concesiones de exploración extensiones que sobrepasen las treinta mil (30,000)
hectáreas mineras comprendidas en una concesión o en concesiones separadas.
Art. 33.- La hectárea minera, que es la unidad de medida de las concesiones de
exploración, constituye un sólido de profundidad indefinida limitado en el terreno por los
cuatro planos verticales correspondientes a un cuadrado horizontal de cien (100) metros
por lado.
Art. 34.- Los planos que delimitan las concesiones de exploración y de
explotación constituirán figuras rectangulares con ángulos entrantes y salientes a
noventa (90) grados, con la orientación que indique el interesado.
Art. 35.- El concesionario de exploración tiene la opción exclusiva de obtener
dentro del área en exploración, concesiones de explotación, las cuales pueden ser
solicitadas en cualquier momento dentro del término de la exploración, sometiéndose a
los requisitos establecidos en esta ley.
Art. 36.- No será necesario para obtener una concesión de exploración, que se
haya descubierto ningún mineral ni que se haya formulado anteriormente la denuncia de
minerales a que se refiere el Artículo 25.
Art. 37.- Las concesiones de exploración o de explotación confieren derecho para
realizar actividades mineras en todos los terrenos comprendidos dentro de su perímetro,
con la obligación de indemnizar justamente al propietario del suelo o sus ocupantes,
cualesquiera daños o perjuicios que se les ocasione, siguiendo el procedimiento
establecido en los Artículos 181 y 182 de esta ley.
Art. 38.- Los propietarios de los terrenos que se encuentren dentro del perímetro
que abarque una concesión de exploración, o sus ocupantes, no podrán oponerse a los
trabajos que se realicen para fines de exploración cuando se cumpla lo dispuesto en los
Artículos 181 y 182 de esta ley. Tampoco podrán oponerse los dueños u ocupantes de
los terrenos contiguos a las áreas amparadas por concesiones de exploración al paso
del concesionario y sus empleados para el acceso a esas áreas. En el caso de que
éste sea negado, se obtendrá la autorización del Director General de Minería, previa
citación del dueño u ocupante del terreno, para conocer las causas de la negativa y
buscarle solución al problema que se haya planteado.
Art. 39.- El beneficiario de una concesión de exploración estará obligado a
cumplir con las leyes y reglamentos sobre policía, sanidad, trabajo, seguro social y
accidentes del trabajo y con las demás que le sean aplicables en razón de sus
actividades.
Art. 40.- Durante el período de exploración, bajo pena de caducidad, no podrán
realizarse labores de explotación y solamente con autorización expresa y en las
condiciones que determine la Dirección General de Minería, podrán disponerse de las
substancias minerales que eventualmente se extraigan.
Art. 41.- Cuando a pesar de la continuidad de trabajos y diligencias adecuadas,
no se hayan definido zonas que contengan yacimientos de substancias minerales, el
concesionario podrá solicitar una prórroga a la Dirección General de Minería, la cual,
previo estudio del caso, concederá prórrogas hasta de un año por vez y en ningún caso
hasta más de dos años adicionales al período de exploración establecido en el Artículo
31.
TÍTULO III
DE LA EXPLOTACIÓN Y BENEFICIO
CAPÍTULO I
De las Concesiones de Explotación
Art. 42.- Para los fines de esta ley, la explotación consiste en la preparación y
extracción de substancias minerales de los yacimientos para su aprovechamiento
económico.
Art. 43.- A una misma persona física o jurídica no podrá otorgársela en
concesiones de explotación extensiones que sobrepasen las veinte mil (20,000)
hectáreas mineras, comprendidas en una concesión o en concesiones separadas.
Para los fines de este artículo, la Secretaria de Estado de Industria y Comercio
podrá considerar como una misma persona jurídica a dos o más empresas de un mismo
dueño o dueños.
Art. 44.- El concesionario de exploración, al solicitar la conversión de sus
concesiones en una o más concesiones de explotación, podrá reducir el área explorada
si así le conviene, pero en ningún caso podrán exceder las áreas seleccionadas para
explotación en conjunto a más de veinte mil (20,000) hectáreas mineras, bajo pena de
nulidad.
Art. 45.- La unidad de medida de las concesiones de explotación y la forma de los
planos que la delimitan son las indicadas en el Artículo 33 y el Artículo 34,
respectivamente.
Art. 46.- Cuando entre dos o más concesiones mineras vecinas quede un espacio
libre que no permita completar una hectárea minera, ese espacio formará una demasía,
la cual podrá ser otorgada por la Secretaría de Industria y Comercio al primero de los
concesionarios colindantes que la solicite a la Dirección General de Minería.
Art. 47.- Antes de la expedición del título definitivo de una concesión de
explotación, el interesado, previamente autorizado por el Secretario de Estado de
Industria y Comercio, delimitará en el terreno el perímetro de la misma, mediante la
colocación de hitos sólidamente construidos con una señal de identificación. Si los
lados del rectángulo fueran muy extensos o no pudieren ser colocados los hitos, se
construirán hitos testigos en las partes más salientes de la región. Este alinderamiento
será verificado en el terreno por la Dirección General de Minería, la cual aprobará o
instruirá la corrección previa de errores técnicos fundamentales si los hubiere.
Art. 48.- Los trabajos de explotación estarán sujetos a las restricciones
enunciadas en el Artículo 30 de esta ley.
Art. 49.- La concesión de explotación da al concesionario el derecho exclusivo de
explotar, beneficiar, fundir, refinar y aprovechar económicamente por un término de
setenta y cinco (75) años las substancias minerales que extraiga dentro del perímetro
de su concesión, a condición de cumplir con los requisitos establecidos en esta ley, Sin
embargo, cada veinticinco (25) años el concesionario estará obligado a someterse al
régimen impositivo previsto por la legislación minera que rija en ese momento.
Art. 5O.- El Estado otorgará concesiones de explotación por conducto de la
Secretaria de Estado de Industria y Comercio, previo informe favorable de la Dirección
General de Minería.
Art. 51.- Los concesionarios de explotación tendrán derecho de acceso al área de
su concesión según lo indicado en el Artículo 64, dentro del perímetro de su concesión,
con la obligación de indemnización indicada en los artículos 181 y 182.
Art. 52.- El concesionario de explotación estará obligado a cumplir con las leyes y
reglamentos policiales, sanitarios, laborales, de seguro social, incluyendo los accidentes
de trabajo y con las leyes y disposiciones sobre protección del medio ambiente, y con
las demás disposiciones que sean aplicables a la actividad minera.
CAPÍTULO II
De las Plantas de Beneficio
Art. 53.- Para los fines de esta ley, se considerará planta de beneficio el
establecimiento industrial, comprendiendo instalaciones y construcciones conexas en el
que se realicen, sobre substancias minerales, operaciones de concentración mecánica
o tratamiento minero-metalúrgico de cualquier tipo, incluyendo operaciones de fundición
o de refinación, para obtener concentrados minerales y compuestos metálicos, metales,
metaloides o minerales no metálicos susceptibles de ser aprovechados por otras
industrias.
Art. 54.- para la instalación de una planta de beneficio no se requerirá ser
concesionario de explotación si la substancia mineral será adquirida de terceros. Sin
embargo, en estos casos se requerirá una autorización expresa de la Secretaría de
Estado de Industria y Comercio, a la cual le serán sometidos los planos y
especificaciones de la planta y otros informes que dicha Secretaría considere
pertinentes, salvo datos relativos a procesos técnicos secretos.
Después de estudiar la documentación, la Secretaría de Estado de Industria y
Comercio autorizará o no la Instalación de la planta. El interesado autorizado someterá
esos planos y especificaciones a las Secretarías de Estado de Obras Públicas y
Comunicaciones y de Salud Pública y Asistencia Social para los fines de la ley.
Art. 55.- No podrá instalarse una planta de beneficio en lugares en los cuales el
funcionamiento de la misma, a juicio de la Secretaria de Estado de Salud Pública y
Asistencia Social, pueda afectar la salubridad de la región.
Art. 56.- En toda planta de beneficio se deberá evitar que las materias que se
desprendan por las chimeneas causen perjuicio a terceros, para lo cual se procurará el
aprovechamiento industrial de esa materia o se neutralizará el efecto nocivo de las
mismas, a fin de evitar la contaminación del área.
Art. 57.- Los residuos del beneficio de substancias minerales se depositarán en
terrenos propios de las empresas y las descargas fluidas de las plantas que puedan
llegar a una vía fluvial, irán desprovistas de toda substancia nociva que pueda
contaminar las aguas en forma perjudicial para su uso o consumo o para la fauna fluvial
o marítima.
Art. 58.- Los propietarios de plantas de beneficio que adquieran sus materias
primas de terceros gozarán de los derechos que esta ley concede a los concesionarios
de explotación en la medida que sea necesario para sus propios fines incluyendo el
derecho de solicitar la expropiación de terrenos y el de establecer servidumbres.
Art. 59.- En cuanto a incentivos fiscales todas las plantas de beneficios, sin
excepción disfrutarán de los incentivos prescritos en esta ley. La Ley de Incentivo y
Protección Industrial, en consecuencia, no será aplicable a las plantas de beneficio.
Art. 60.- Las plantas de beneficio o cualquier instalación que sirva a la
explotación minera, se ajustará a las leyes sobre construcción, sanidad e higiene y a las
demás disposiciones legales o reglamentarias aplicables a instalaciones industriales y a
los reglamentos que al efecto dicte el Poder Ejecutivo.
El personal de trabajo de esas plantas estará sujeto a todas las disposiciones
aplicables al personal de trabajo de las demás industrias del país.
La Dirección General de Minería deberá inspeccionar periódicamente las plantas
de beneficio y sus instalaciones.
TÍTULO IV
DE LOS DERECHOS Y OBLIGACIONES
CAPÍTULO I
De los Derechos de los Concesionarios
Art. 61.- La Resolución de la autoridad competente respectiva, constituye el
titulo que da derecho de explotar o beneficiar substancias minerales dentro de la
concesión correspondiente.
Art. 62.- Ninguna autoridad podrá ordenar la suspensión de trabajos mineros
dentro del área de una concesión, bajo sanción de pago de daños y perjuicios
ocasionados al concesionario, salvo casos de invasión de área superficial o
subterránea, o cuando así lo exija el orden público, y la salud y vida de los trabajadores.
Art. 63.- Para el usufructo del subsuelo podrá usarse el suelo aún no siendo
propietario del terreno, ya sea éste el del Estado o de particulares, con la condición de
resarcir daños y perjuicios que pudieran ocasionarse durante las operaciones mineras.
Art. 64.- Durante la vigencia de concesiones de exploración y de explotación, el
concesionario podrá construir edificios, campamentos, depósitos, oleoductos, instalar
plantas de bombeo y de fuerza motriz, cañerías, líneas de transmisión eléctrica, líneas
telefónicas y demás medios de comunicación; construir caminos y sistemas de
transporte local, dentro de los límites de su concesión, sujetándose a las disposiciones
de esta ley y de las demás leyes aplicables. Si la concesión es de explotación o de
planta de beneficio, el concesionario podrá instalar también plantas de concentración y
beneficio, plantas metalúrgicas, construir canales, oleoductos o gasoductos, muelles y
otros sistemas de embarques y, en general, realizar las construcciones necesarias para
el desarrollo racional de la explotación.
Art. 65.- El concesionario de exploración y de explotación podrá tener acceso al
área de su concesión a través de terrenos del Estado, o de particulares, dentro o fuera
del perímetro de la concesión, debiendo utilizar para ello la vía más adecuada y menos
perjudicial a los terceros y cumplir con las disposiciones establecidas en esta ley.
Art. 66.- Los concesionarios de explotación y de plantas de beneficio tienen
derecho a solicitar la expropiación, previa indemnización correspondiente, con arreglo a
la Constitución y a las leyes vigentes sobre la materia, del terreno que les sea
indispensable, dentro o fuera del perímetro de la concesión, a juicio de la Dirección
General de Minería, para los fines indicados en el Artículo 64 de esta ley.
Art. 67.- Los concesionarios de exploración, de explotación o de plantas de
beneficio, tienen derecho a utilizar, previo cumplimiento de las disposiciones legales
vigentes sobre aguas y de protección del medio ambiente, las aguas fluviales que
necesitaren para los fines de su concesión. Asimismo, podrán aprovechar las aguas
que broten o aparezcan durante las operaciones mineras o que provengan del desagüe
de las minas o de propiedades de terceros, teniendo prioridad de uso el concesionario
que las descubrió.
CAPÍTULO II
De las Obligaciones del Concesionario
Art. 68.- Los concesionarios y sus administradores, estarán obligados a cuidar
que la vida y salud de los trabajadores no se pongan en peligro, ni se turbe la
tranquilidad pública, ni se amenace la seguridad de las minas vecinas, o la firmeza de
los terrenos y edificaciones de la superficie.
Art. 69.- Los concesionarios estarán obligados a comenzar los trabajos
correspondientes, bajo sanción de caducidad, en los siguientes plazos:
a) Los de exploración, dentro de los seis (6) meses después de la fecha de
otorgamiento de la concesión.
b) Los de explotación dentro de un año después de la fecha del otorgamiento
de la concesión,
c) Los de plantas de beneficio, dentro de un año después de obtenida la
autorización de instalación.
Art. 70.- Los concesionarios no podrán interrumpir
los trabajos indicados en los Artículos 27, 42 y 53 respectivamente, bajo sanción de
caducidad, en los siguientes términos:
a) Los de exploración, por más de seis (6) meses continuos.
b) Los de explotación, por más de dos (2) años continuos.
c) Los de plantas de beneficio, por más de dos (2) años continuos.
Art. 71.- Si por causa de fuerza mayor comprobada, o por las condiciones
económicas del mercado, la paralización de los trabajos hubiere de prolongarse más de
los plazos establecidos anteriormente, la Dirección General de Minería concederá
prórrogas sucesivas por iguales períodos, siempre que el concesionario justifique su
solicitud.
Art. 72.- Los concesionarios presentarán a la Dirección General de Minería
informes semestrales de progreso y anuales de operación, dentro de los treinta (30)
días y noventa (90) días siguientes al período respectivo, bajo sanción de multa,
incluyendo la siguiente información:
a) Los de exploración, en sus informes semestrales incluirán la secuencia de
sus actividades y gastos efectuados; y en los anuales, informarán los
resultados obtenidos durante el período, incluyendo muestreos,
levantamientos y correlaciones geológicas, métodos de exploración
empleados para la localización y definición de yacimientos de substancias
minerales.
b) Los de explotación, en sus informes semestrales resumirán el progreso de
sus actividades y en los anuales, informarán formalmente sobre sus
operaciones, incluyendo producción con datos estadísticos, desarrollo y
preparación de el o de los yacimientos, reservas minerales, tonelaje extraído
y beneficio durante el periodo y otros datos que la Dirección General de
Minería requiera.
c) Los de las plantas de beneficio presentarán informes anuales de
producción, incluyendo datos estadísticos de minas adquiridas de terceros y
tonelaje tratado durante el periodo.
Art. 73.- Los concesionarios están obligados a tener un domicilio legal y un
administrador o representante autorizado que se considerará siempre con todas las
facultades necesarias para recibir y ejecutar las determinaciones que la autoridad
competente, de acuerdo a lo establecido en esta ley adopte respecto a sus
concesiones.
Art. 74.- Los concesionarios estarán obligados a ejecutar sus trabajos de acuerdo
con métodos y técnicas que eviten daños al propietario de] suelo y a los concesionarios
colindantes, y si estos se ocasionan están obligados a indemnizar cualquier daño o
perjuicio que cause en la realización de dichos trabajos.
Art. 75.- Es obligación de todo concesionario el pago de las patentes anuales,
regalías e impuestos sobre la renta que corresponda, bajo sanción de caducidad. El
concesionario debe entregar a la Dirección General de Minería una constancia de
dichos pagos.
Art. 76.- Los concesionarios estarán obligados a llevar libros de contabilidad
formalizados, cumpliendo los requisitos y condiciones de las leyes vigentes sobre la
materia.
Art. 77.- Los concesionarios están obligados a facilitar a los funcionarios
debidamente autorizados de la Dirección General de Minería, el libre acceso a todas las
instalaciones de su concesión y a proporcionar los datos técnicos y estadísticas que
requieran.
CAPÍTULO III
De las relaciones de los Concesionarios
Art. 78.- Los concesionarios concertarán con los dueños u ocupantes del terreno
acerca de la extensión que necesiten ocupar para viviendas, almacenes, talleres,
plantas de beneficio y fundición, depósitos de escombros, estanques de acumulación,
purificación o recuperación de aguas; construcción de depósitos de desechos y escorias
y otros usos análogos con destino exclusivo a la exploración, explotación y beneficio,
Los concesionarios deberán también concertar con los dueños u ocupantes del suelo el
uso de lo necesario para sus operaciones.
Art. 79.- Los caminos construidos para el servicio de la industria minera son de
uso público. En aquellos casos en que dos o más concesionarios se beneficien con los
mismos, se repartirán a prorrata los gastos de su conservación.
Art. 80.- Se permitirá a los concesionarios la entrada a las concesiones vecinas
con la autorización de sus propietarios. Si estos la negaran, la otorgará la Dirección
General de Minería en los siguientes casos:
a) Cuando exista fundada sospecha de que él vecino está extrayendo mineral
de la concesión del impetrante.
b) Si se presume con fundamento que los trabajos del vecino pueden
ocasionar por cualquier motivo, daño al impetrante.
CAPÍTULO IV
De las Servidumbres
Art. 81 .- Los concesionarios de explotación tendrán derecho a establecer
servidumbre, previa compensación si es requerida y mediante autorización de la
Dirección General de Minería, de obras subterráneas a través de terrenos ajenos y a
comunicarlas con la superficie, para el solo efecto de obtener la extracción más
económica de los minerales o el desagüe o la ventilación de las obras mineras. Los
gastos correrán por cuenta del concesionario beneficiado. En caso de encontrarse en
dichos trabajos, mineral utilizable, éste será propiedad del concesionario de la mina
sirviente, sin costo de su parte.
Art. 82.- Los concesionarios de explotación y de plantas de beneficio tienen
derecho a constituir, previa indemnización, en terrenos de propiedad ajena las
servidumbres superficiales necesarias para las operaciones de su concesión,
recabando la autorización correspondiente de la Dirección General de Minería.
Art. 83.- Todas las concesiones están sujetas a servidumbres de paso natural
de las aguas procedentes de otras concesiones, hasta el desagüe general, siempre que
dichas aguas tengan que pasar forzosamente por la concesión sirviente. Si para el
curso de las aguas de una concesión por las labores de otra, hubiera necesidad de un
canal especial, se construirá éste a costa de la concesión dominante.
Art. 84.- El propietario del terreno o sus causahabientes tendrán derecho dentro
del término de un año a reivindicar total o parcialmente el terreno sirviente en los
siguientes casos:
a) Cuando habiéndose autorizado las servidumbre, para la ejecución de
alguna obra, no se diere principio a ésta, dentro del término de un año o se
suspendiera la ejecución por el mismo término, salvo el caso de fuerza
mayor o circunstancias atendibles, a juicio de la Dirección General de
Minería.
b) Cuando la totalidad o parte del terreno sirviente se aplicare a uso distinto de
aquel para el cual se autorizó la servidumbre; y
e) Cuando se extinga la concesión para cuyo beneficio se haya autorizado la
servidumbre.
Art. 85.- En materia de servidumbre, regirán las disposiciones del Código Civil,
salvo lo que de otro modo se dispone en la presente ley.
CAPITULO V
De la Expropiación
Art. 86.- En caso de desacuerdo entre las partes, serán considerados de utilidad
pública para los efectos de expropiación, los terrenos necesarios para las
construcciones indicadas en el Artículo 64 de esta ley, dentro o fuera del perímetro de la
concesión. Asimismo podrá expropiarse al minero colindante el espacio necesario para
establecer conductos o galerías subterráneas de desagüe o de transporte.
Art. 87.- Toda declaratoria de utilidad pública requerirá un Decreto del Poder
Ejecutivo, quedando facultado el concesionario para realizar la expropiación, de
acuerdo con la Ley del Dominio Eminente, según el procedimiento autorizado en favor
del Estado y demás instituciones públicas.
Art. 88.- En caso de urgencia, el Decreto del Poder Ejecutivo que contenga la
declaratoria de utilidad pública, podrá autorizar la ocupación de los terrenos que
estrictamente necesiten los concesionarios, y fijará provisionalmente el valor de los
terrenos a expropiar, valor que deberá ser consignado por el concesionario en favor
de los propietarios, sin perjuicio de la decisión definitiva que recayere sobre la
evaluación de dichos terrenos.
Art. 89.- El terreno expropiado podrá ser reivindicado por el dueño del terreno
por las mismas causas establecidas en el Artículo 84 de esta ley.
Art. 90.- En los casos de expropiación y una vez decretada la reivindicación de
lo expropiado, la Secretaria de Estado de Industria y Comercio tomando en cuenta las
circunstancias que concurran y el tiempo de la ocupación, fijará la parte que el
propietario o su causahabiente deberá devolver de la cantidad que hubiera recibido
como precio de lo expropiado.
TÍTULO V
DE LA EXTINCION DE LAS CONCESIONES
CAPÍTULO I
Disposiciones Generales
Art. 91.- Los derechos de las personas físicas o jurídicas sobre concesiones de
exploración y de explotación se extinguen por las siguientes causas: vencimiento,
renuncia, nulidad y caducidad.
CAPITULO II
Del Vencimiento
Art. 92.- Los derechos de concesiones de exploración se extinguen al cumplirse
el periodo de tres años establecido en el Articulo 31 de esta ley, indefectiblemente, o al
cumplir el periodo adicional de dos (2) años de prórroga debidamente autorizada, según
lo prescribe el Artículo 41.
Art. 93.- Los derechos de concesiones de explotación vencen al término de los
setenta y cinco (75) años establecido en el Articulo 49, y para los fines impositivos
únicamente, al cumplirse los veinte y cinco (25) años desde la fecha de su
otorgamiento.
CAPITULO III
De la Renuncia y Reducción
Art. 94.- El concesionario de exploración o de explotación tiene la facultad de
renunciar durante la vigencia de su concesión a la totalidad o parte de la misma. El
concesionario de exploración al solicitar una o más concesiones de explotación
renunciará al área o áreas de sus concesiones que excedan a las veinte mil (20,000)
hectáreas mineras establecidas como máximo en el artículo 43 de esta ley.
CAPÍTULO IV
De la Nulidad y Caducidad
Art. 95.- Son nulas las concesiones otorgadas en contravención a las
disposiciones expresas de esta ley. La nulidad procederá de oficio o por declaración de
tercero. En consecuencia serán nulas:
a.- Las concesiones otorgadas a las personas inhábiles descritas en el Artículo
13.
b.- Las concesiones otorgadas directa o indirectamente a gobiernos
extranjeros.
c.- Las concesiones otorgadas dentro del perímetro de zonas en reserva fiscal
vigente, en toda la extensión que invadan.
d.- Las concesiones otorgadas dentro del perímetro de las concesiones
preexistentes, o en trámite, incluyendo las áreas de denuncias vigentes, en
toda la extensión en que las invadan.
e.- Las concesiones otorgadas a una misma persona física o jurídica en exceso
de los límites máximos establecidos en los Artículos 32 y 43.
Art. 96.- La caducidad ocasiona la extinción de los derechos de concesiones de
exploración y de explotación y se produce por las causas que se señalan en esta ley
mediante documento expreso de la autoridad competente
Art. 97.- La Secretaria de Estado de Industria y Comercio declarará caducas las
concesiones de exploración en los casos siguientes:
a) Por no haber iniciado la exploración definida en el Articulo 27 dentro de los
seis (6) meses a que se refiere el inciso a) del Articulo 69
b) Por interrupción de labores por más de seis (6) meses continuos,
contraviniendo lo dispuesto en el inciso a) del Articulo 70.
e) Por haber establecido el concesionario explotación formal en violación de lo
dispuesto en el artículo 40.
d) Cuando no se ha pagado la patente minera anual.
e) Cuando no se haya cumplido con los trabajos programados.
f) Cuando se haya reincidido en faltas, no presentando los informes según lo
establecido en los Artículos 72 y 192.
Art. 98.- La Secretaría de Estado de Industria y Comercio declarará caducas las
concesiones de explotación por las causas siguientes:
a) Por no haber iniciado la explotación definida en el Artículo 42 dentro del
término de un año a que se refiere el inciso b) del articulo 69
b) Por interrupción de labores por más de dos (2) años continuos,
contraviniendo lo dispuesto en el inciso b) del Articulo 70.
c) Cuando no ha pagado la patente minera anual.
d) Cuando no se ha pagado la regalía establecida en el Articulo 119.
e) Si no se ha pagado, cuando sea aplicable, el impuesto sobre la renta.
f) Cuando ha cesado la producción comercial. Se considerará para estos
fines que ha cesado la producción comercial cuando el concesionario venda
productos minero-metalúrgicos sin que proporcione participación de
beneficios al Estado por concepto de impuesto sobre la renta, por más de
dos (2) años consecutivos.
g) Si dentro de los seis (6) meses siguientes al otorgamiento de la concesión
de explotación las empresas extranjeras no han constituido una compañía
dominicana, salvo demoras justificadas de trámite, o si les fuera negada la
personalidad jurídica dominicana.
h) Cuando se haya rescindido en la no presentación de informes según lo
establecido en los Artículos 72 y 192.
Art. 99.- En los casos de declaratoria de caducidad, el interesado podrá retirar
del área de la concesión extinguida, dentro de los cuatro (4) meses siguientes, las
instalaciones y equipos removibles al final de cuyo término perderá todo el derecho
sobre ellos.
TÍTULO VI
DE LOS CONTRATOS Y SOCIEDADES MINERAS
CAPÍTULO I
Disposiciones Generales
Art. 100.- Para los fines de esta ley se distinguen dos clases de contratos, los
que se realizan con el Estado y aquellos estipulados entre particulares, reputándose los
mismos actos de comercio y como tales sujetos a las disposiciones del Código de
Comercio en lo que no se encuentra previsto en esta ley.
CAPÍTULO II
De los Contratos con el Estado
Art. 101.- Las concesiones otorgadas en conformidad con las prescripciones de
esta ley son consideradas contratos de adhesión con el Estado
Art. 102.- En las zonas de reserva fiscal los contratos especiales concertados con
el Estado incluirán:
a) Contratos de exploración e investigación minero metalúrgicas con
organismos internacionales
b) Contrato de explotación y de beneficio de substancias minerales con
personas particulares.
Art. 103.- El Estado también podrá contratar los servicios de entidades
especializadas en exploración e investigaciones minero-metalúrgicas, mercadeo y otros
aspectos de las actividades relacionadas con el aprovechamiento de las substancias
minerales.
Art. 104.- Si a los concesionarios le conviniera convertir sus concesiones en
contratos de explotación o plantas de beneficio, el Poder Ejecutivo podrá concertarlos
solamente en condiciones más favorables al Estado que las que establece esta ley.
CAPÍTULO 111
De los Contratos entre Particulares
Art. 105.- Se consideran contratos entre particulares relativos a la minería las
transferencias de préstamos, hipotecas, prendas, constitución y disolución de
sociedades, promesas de traspaso y otros que tengan por objeto directo la
adquisición, comercio o disfrute de las concesiones de exploración, de explotación y
de plantas de beneficio, o derechos inherentes a ellas.
Art. 106.- Los contratos que tengan validez ante terceros deberán estar inscritos
en el Registro Público de derechos Mineros, Esta inscripción deberá ser hecha
asimismo, en el Certificado de Titulo correspondiente cuando se trate de terrenos
registrados conforme a la Ley de Registro de Tierras.
Art. 107.- Las concesiones y derechos mineros pueden ser transferidos, bien
sea por acto entre vivos o por causa de muerte. El adquiriente tiene la obligación de
inscribir su derecho en el Registro Público de Derechos Mineros para hacerlos oponible
a terceros.
Art. 108.- Las transferencias de concesiones de explotación, así como los
gravámenes deben efectuarse en favor de personas o entidades que reúnan las
condiciones especificadas en esta ley, ajuicio de Secretaría de Estado de Industria y
Comercio. Igual requisito es exigible para ser subastador o adjudicatario en un
procedimiento de embargo inmobiliario, salvo el caso del acreedor titular del
gravamen.
CAPÍTULO IV
De las Compañías Mineras
Art. 109.- Las empresas extranjeras que soliciten concesiones de explotación y
de plantas de beneficio deberán constituirse en compañías dominicanas llenando los
requisitos pertinentes de las leyes de la República.
Art. 110.- Las empresas mineras extranjeras que quieran explorar en el país,
harán reconocer su existencia jurídica. Al efecto, presentarán a la Dirección General
de Minería los siguientes documentos debidamente legalizados y traducidos al
español:
a) Escritura o instrumento de constitución,
b) Estatutos, si son exigidos en el país de origen.
c) Certificado de las acciones pagadas del capital autorizado.
d) Certificado de estar legalmente constituido de acuerdo con las leyes del
país de origen. Además acreditarán un apoderado general con facultades
amplias para sus tramites y negocios en la República y constituirán domicilio
legal en el país.
Art. 111.- Mientras se realice el trámite de reconocimiento de personalidad
jurídica en el país, en cumplimiento del Artículo 109 de esta ley, las empresas podrán
obtener concesiones de explotación, demostrando haber cumplido con los requisitos
señalados en los incisos c) y d) del artículo anterior. Si les fuera negado el
reconocimiento de personalidad jurídica, las concesiones que hubieran obtenido
caducarán ipso facto.
Art. 112.- Dos o más personas que no constituyen propiamente una sociedad
organizada legalmente, serán solidariamente responsables por sus obligaciones frente
al Estado. Para los efectos de caducidad, nulidad y cualquier otra disposición
pertinente, las notificaciones efectuadas a uno de ellos, surtirán efecto para todos
TÍTULO VII
Del Sistema Tributario
CAPÍTULO I
Disposiciones Generales
Art. 113.- La tribulación de la industria minera al Estado consistirá en:
a) La patente minera anual.
b) La regalía sobre exportación de substancia minerales en su estado natural o
en forma de concentrados de minerales metalíferos; y
c) El impuesto sobre la renta anual.
Art. 114.- La patente minera no es acreditable ni deducible. En cambio, la
regalía sobre exportación de substancias minerales en su estado natural o en
concentrados constituirá la tribulación mínima que perciba el Estado, y por lo tanto sólo
será deducible del impuesto sobre la renta a pagar anualmente.
CAPÍTULO II
De las Patentes Mineras
Art. 115.- Los concesionarios de exploración y de explotación están obligados,
bajo sanción de caducidad, a pagar anualmente las patentes mineras establecidas en
este Capitulo. El pago se efectuará en dos semestres fijos que correrán uniformemente
para todos, del primero de enero al treinta de junio y del primero de junio al treinta y uno
de diciembre de cada año. Los pagos se efectuarán por adelantado en la Colecturía de
Rentas Internas en los meses de diciembre y junio de cada año en base a la cantidad
de hectáreas mineras en ese momento adjudicadas al concesionario.
Art. 116.- Los concesionarios de exploración y de explotación pagarán la
patente anual por hectárea minera de acuerdo con la siguiente escala:
Número total de hectáreas RD$ por hectárea minera
Adjudicadas Para Exploración Para Explotación
Hasta 1,000 0.10 0.20
Hasta 5,000 0.20 0.50
Hasta 10,000 0.40 0.80
Hasta 15,000 0.60 1.20
Hasta 20,000 1.00 2.00
Hasta 30,000 1.50
Art. 117.- Para los efectos del pago de las patentes mineras, la fracción de
hectárea será considerada como una hectárea minera completa.
Art. 118.- Los concesionarios regidos por contratos anteriores que tengan la
opción de acogerse parcialmente a las disposiciones en cuanto a patentes mineras
pagarán RD$25.00 por hectárea minera en caso de que la extensión de sus
concesiones sobrepase los limites establecidos en los Artículos 32 y 43.
CAPÍTULO III
De la Regalía o Impuesto Mínimo
Art. 119.- Las substancias minerales en su estado natural o en forma de
concentrados de minerales metalíferos que se exporte, estarán sujeto a una regalía o
impuesto mínimo del cinco por ciento (5%) del precio de venta FOB, puerto dominicano.
El pago de la regalía se liquidará provisionalmente en la Oficina de Aduanas
correspondiente, dentro de los diez (10) días después del embarque y estará sujeto a
una liquidación definitiva dentro de los tres (3) meses de efectuada la exportación.
El precio de venta para la liquidación definitiva será determinado por la
Secretaría de Estado de Industria y Comercio con el Banco Central, en todos los casos
el que sea más favorable al Estado, aprobando el precio de transferencia entre
conjuntos económicos o fijándolo tomando en consideración las cotizaciones del
mercado internacional, de acuerdo a la pureza y otras características del producto
mineral exportado que aparezca en publicaciones internacionales dentro de los diez
(10) días anteriores al embarque.
Art. 120.- La regalía del cinco por ciento (5%) sobre exportación podrá ser
acreditada contra el pago del impuesto sobre la renta del mismo año fiscal. Cualquier
exceso de la regalía sobre el impuesto sobre la renta de un año determinado no podrá
acreditarse contra el pago del impuesto sobre la renta de años sucesivos.
Art. 121.- Las plantas de beneficio llamadas de fundición y de refinación, que
exporten productos metalúrgicos en forma de compuestos metálicos, de metaloides y de
metales no están sujetas al pago de la regalía de exportación del cinco por ciento (5%).
Art. 122. - Los concesionarios de explotación y los propietarios de plantas de
beneficio, sólo podrán exportar su producción después de satisfacer la demanda del
mercado dominicano. El precio de venta de los productos en el mercado dominicano
será el precio FAS puerto dominicano determinado por la Secretaría de Estado de
Industria y Comercio y el Banco Central conforme lo especificado en el segundo párrafo
del Artículo 119.
CAPÍTULO IV
Del Impuesto sobre la Rentas
Art. 123.- Por toda explotación y beneficio de substancias minerales nacionales,
el Estado percibirá el cuarenta por ciento (40%) de la ganancia neta cada año. Este
impuesto sobre la renta anual se liquidará de acuerdo con los procedimientos
establecidos en la Ley del Impuesto Sobre la Renta vigente en la fecha del otorgamiento
de la concesión o de la firma del contrato, independientemente del impuesto sobre la
renta personal de los dueños o accionistas de las empresas concesionarios.
Art. 124.- Para la determinación de la ganancia neta imponible el concesionario
de explotación no podrá hacer ninguna deducción por concepto de agotamiento de la
mina, El monto y los porcentajes de amortización de los gastos de exploración previos
deberán ser aprobados por la Secretaría de Estado de Industria y Comercio juntamente
con el Banco Central de la República al otorgarse la concesión del contrato.
Art. 125.- En la determinación de la ganancia neta imponible se podrán deducir
depreciaciones anuales de acuerdo con la siguiente escala:
Equipo de plantas de beneficio (Concentración, fundición y refinación)............5%
Camiones, tractores y vehículos livianos .........................................................20%
Equipo pesado de mantenimiento de carreteras y de transporte (palas
mecánicas, grúas, tractores pesados) y equipo pesado en general............................10%
Edificios y otras construcciones de carácter permanente, salvo los indicados más
adelante .......................................................................................................................12%
Carreteras, muelles y obras portuarias, autopistas, ferrocarriles, transportadoras,
acueductos y oleoductos .............................................................................................10%
Equipo para trabajo subterráneo e instalaciones subterráneas.......................10%
Construcciones de carácter permanente como viviendas de obreros y técnicos
para fines educativos o esparcimiento de los obreros y sus familias, incluyendo
bibliotecas, escuelas, clubes, teatros y otras instalaciones de carácter cultural ...........5%
Art. 126.- La depreciación acelerada para inversiones destinada a promover el
desarrollo minero-metalúrgico sólo podrá ser concedida por el Poder Ejecutivo. Este
privilegio estará específicamente descrito en el titulo de la concesión de explotación o
contrato.
Art. 127.- La exención de impuesto sobre la renta sobre los ingresos que
perciban entidades extranjeras por concepto de intereses ganados en operaciones de
créditos minero-metalúrgicos, solo será otorgada por el Poder Ejecutivo.
Art. 128.- El impuesto sobre la renta de la industria minera se regirá en todo lo que no
está especificado en esta ley por la Ley del Impuesto Sobre la Renta y sus reglamentos,
vigentes en el momento del otorgamiento de la concesión o contrato.
CAPÍTU LO V
De las Exoneraciones
Art. 129.- Los concesionarios de exploración y exportación y los propietarios de
plantas de beneficio gozarán de las exoneraciones o reducciones de impuestos o
derechos que especifiquen sus concesiones, las cuales únicamente pueden recaer
sobre la importación de maquinarias y equipos minero-metalúrgicos de cualquier clase,
vehículos adecuados al trabajo proyectado, reactivos químicos y efectos de laboratorio,
explosivos, combustibles (excepto gasolina), lubricantes, substancias y productos y
todos los medios de producción que necesiten a juicio de la Secretaria de Estado de
Industria y Comercio previa recomendación de la Dirección General de Minería para la
exploración, explotación y beneficio de substancias minerales, siempre que no se
produzcan en el país a precio y calidad razonables. Las exoneraciones otorgadas a los
concesionarios de explotación y a los propietarios de plantas de beneficio tendrán
vigencia por el término de veinticinco (25) años vencido el cual serán revisadas
conforme a la política de exoneraciones que exista en ese momento.
Art. 130.- Los artículos importados libres de derecho no podrán ser vendidos en el
país sino con arreglo a las disposiciones legales vigentes sobre la materia.
Art. 131.- La Junta Monetaria, excepcionalmente en los casos que juzgue de
interés nacional, en beneficio de empresas mineras y metalúrgicas que requieran
inversiones en el país de más de veinte (20) millones de pesos, podrá dictar
resoluciones que las exoneren del cumplimiento de las disposiciones legales y
reglamentarias relativas a la entrega de divisas autorizando en Banco Central a permitir
que las divisas, provenientes de exportaciones de substancias o productos minerales,
de los ingresos por concepto de préstamos y de seguros, así como de otros ingresos,
puedan ser recibidos y aplicados directamente por un mandatario o fiduciario en el
extranjero: a) Al pago de las obligaciones contraidas en moneda extranjera para la
explotación y beneficio de substancias minerales, b) para cubrir gastos de construcción,
mejoramiento, expansión y operaciones en moneda extranjera, c) al pago de dividendos
de accionistas dominicanos en el exterior y d) a establecer reservas para los pagos
antes mencionados.
Art. 132.- Los préstamos en moneda extranjera que hayan sido aprobados por la
Junta Monetaria de conformidad con lo dispuesto en el párrafo c) del Artículo 3 de la
Ley No. 251, del 11 de mayo de 1964, que se utilicen para el financiamiento de la
explotación o beneficio de substancias minerales, no estarán sujetos a la limitación legal
del tipo de interés.
TÍTULO VIII
De la Protección del Medio Ambiente
y del Uso de Aguas
Art. 133.- Los residuos de la explotación y beneficio de substancias minerales se
depositarán en terrenos propios del concesionario, y las descargas fluidas de las
plantas que se arrojen a la atmósfera o a una vía fluvial, irán desprovistas de toda
substancia que pueda contaminar el aire o las aguas en forma y cantidad perjudiciales
para la vida animal y vegetal.
Art. 134.- Los concesionarios tendrán derecho a usar las aguas que discurren
libremente por sus concesiones, ya sea para producir fuerza hidráulica o para cualquier
otro uso aplicable a la exploración y beneficio de substancias minerales, con la
obligación de restituirlas a su cauce después de usarlas, adecuadamente purificadas o
libres de substancias nocivas para la vida animal o vegetal de la región.
Art. 135.- Si las aguas que necesite el concesionario fueren del dominio privado,
podrá hacer uso de ellas previo acuerdo con el propietario o después de iniciados lo's
trámites de expropiación correspondientes con la autorización expresa de la Dirección
General de Minería. No procederá la expropiación de aguas cuando ella interrumpa o
perjudique la provisión de agua potable a las poblaciones.
Art. 136.- Cuando el propietario del suelo deseare variar el curso de las aguas
corrientes, lo hará saber a los concesionarios mineros de la región. Si éstos, en el
transcurso de quince (15) días de su notificación, no se presentaran ante la Dirección
General de Minería a reclamar el derecho a utilizarlas, se entenderá que lo renuncian.
Art. 137.- Comprobada la contaminación del aire o las aguas de una región por
las Secretarías de Estado de Salud Pública y Asistencia Social y de Agricultura, la
Secretaría de Estado de Industria y Comercio a solicitud de la Dirección General de
Minería ordenará la paralización de la operación causante. No podrá reiniciarse esta
operación mientras no se verifique que se ha suprimido satisfactoriamente la causa de
la contaminación.
Art. 138.- Si el aire o las aguas contaminadas causaren perjuicios a la población,
a la agricultura o a la ganadería, el concesionario responsable esta obligado a
indemnizar por los daños ocasionados.
DISPOSICIONES ADJETIVAS
TÍTULO IX
De la Tramitación de Solicitudes
de Concesiones Mineras
CAPÍTULO 1
Disposiciones Generales
Art. 139.- Las solicitudes de concesiones de exploración y de explotación así
como las de autorizaciones para instalación de plantas de beneficio, deberán ser
presentadas ante la Dirección General de Minería por el interesado o por un apoderado
que acredite su mandato mediante acto auténtico o legalizado por notario.
Art. 140.- Todas las solicitudes serán inscritas en la Dirección General de
Minería en el acto mismo de su presentación y en presencia del interesado, sin perjuicio
de que no surta efecto si no llenan los requisitos prescritos en esta ley.
La inscripción se hará en un libro especial aparte de los del registro Público de
Derechos Mineros, indicando la fecha y hora exacta de su presentación y se le
devolverá al interesado una copia de la solicitud firmada por el funcionario actuante y el
Director o Subdirector de Minería.
Art. 141.- La solicitud inscrita que llene los requisitos prescritos en esta ley,
únicamente otorga preferencia para la tramitación correspondiente con respecto a las
solicitudes posteriores.
Art. 142.- Si se presentaran simultáneamente dos o más solicitudes de
exploración y/o de explotación relativas a un mismo terreno, se hará una inscripción
provisional de ellas, con un mismo número de orden, fijándose además, en los
originales y en las copias una nota de que la inscripción es provisional y está sujeta a
revisión. La Dirección General de Minería procederá a hacer dicha revisión en el orden
siguiente:
a) En igualdad de condiciones se dará preferencia a las presentadas por
personas físicas o jurídicas dominicanas.
b) Se dará preferencia a las solicitudes de concesión de explotación sobre las
de exploración, siempre que estén debidamente justificadas.
Si todas las solicitudes son de la misma clase y en las mismas condiciones, se
hará un sorteo delante de los interesados, levantándose la correspondiente acta, para
determinar a cual se le debe dar curso, salvo que la preferencia fuere determinada por
convenio entre los interesados.
CAPÍTULO II
Del Procedimiento para Obtener
Concesiones de Exploración
Art. 143.- La solicitud de una concesión de exploración se presentará en original
y cinco copias, debidamente firmadas y rubricadas en cada página por el solicitante. El
original llevará un sello de Rentas Internas de dos pesos oro (RD$2.00) y la instancia
especificará:
1.- Nombre, nacionalidad, domicilio, profesión,
número de la Cédula de Identificación Personal del solicitante o del apoderado, quien
exhibirá el Poder Especial correspondiente. Si se trata de una persona jurídica,
depositará los documentos que acreditan su existencia y siendo extranjera cumplirá los
requisitos establecidos en el Articulo 110 de esta ley.
2.- Nombre que tendrá la concesión.
3.- Lugar en que se ubicará, indicando provincia, municipio, sección y paraje.
4.- Descripción del punto de partida que se encontrará necesariamente dentro
o en el perímetro de la concesión, determinando la dirección y distancia del
mismo al punto de referencia indubitado y fijo; esa distancia no será menor
de cincuenta (50) metros ni mayor de quinientos (500) metros, debiendo ser
visible uno del otro. El punto de referencia deberá estar relacionado con
tres o más visuales de dirección a puntos topográficos característicos del
lugar y/o a puntos de triangulación si los hubiere en la región, o definiendo
este punto de referencia de manera técnicamente aceptable para que
pueda ser repuesto en caso de desaparición
5.- El número de hectáreas mineras dentro de los limites fijados en esta ley.
6.- Un delineamiento de la clase de trabajo de exploración que llevará a cabo
inicialmente, indicando el o los minerales que pretende explorar.
7.- Tres o más referencias sobre la solvencia moral, la capacidad técnica y
económica del solicitante
8.- Nombres de la concesiones y de los concesionarios colindantes si los
hubiere, y
9.- Nombres del propietario y ocupantes del suelo.
Art. 144.- A la solicitud el peticionario agregará:
1.- El plano de la concesión que solicita en original y cinco (5) copias con los
datos señalados en el artículo anterior, excepto de los incisos Nos. 6 y 7
levantado en escala, desde 1:5,000 hasta 1:20,000, indicando el norte
magnético o astronómico el perímetro de la concesión en líneas llenas, las
concesiones colindantes en líneas punteadas y detalles topográficos
fundamentales en esquema, como ríos, cumbres, farallones, caminos,
quebradas, lagos, y cuanto elemento topográfico fisionomice claramente la
región pedida.
2.- Una copia de la parte del mapa topográfico en escala 1:50,000 indicando la
localización geográfica del área de la concesión, especificando el nombre,
número, serie y edición de las hojas correspondientes. En caso de no existir
estos mapas topográficos en la región o no estar disponibles, podrá
adjuntarse un mapa de orientación indicando la localización de la concesión
en la República Dominicana.
3. Dos (2) recibos de pago de una Colecturía de Rentas Internas de diez
pesos oro (RD$10.00) para cubrir el pago del registro del otorgamiento de la
concesión en la Dirección General de Minería y su publicación en la Gaceta
Oficial. En caso de que la concesión no fuere otorgada, estos valores serán
considerados gastos de trámite.
Art. 145.- La Dirección General de Minería revisará la solicitud dentro del término
de diez (10) días laborables siguientes a su inscripción, si la encontrara completa
ordenará: a) que se publique una copia de la solicitud en su Tabla de Avisos o un
extracto en su Boletín de Concesiones Mineras, a fin de que surta efecto de citación
para los que se crean con derecho a oponerse a ella, b) al mismo tiempo que se
publique, a costa del solicitante, el extracto de la solicitud en un diario de circulación
nacional por dos veces, la segunda publicación a los diez (10) días de la primera.
Art. 146.- Transcurridos treinta (30) días después de la segunda publicación sin
haberse suscitado oposición, la Dirección General de Minería verificará en el terreno la
existencia de los puntos de partida y de referencia, el rumbo y distancia entre los
mismos.
Art. 147.- Comprobada la existencia del punto de referencia indubitado y fijo, así
como del punto de partida del plano de la concesión en el terreno verificado
favorablemente el requisito del inciso 7 del Artículo 143 la Dirección General de Minería
recabará del solicitante el recibo de pago de la patente establecida en esta ley.
Art. 148.- Cumplidos los requisitos del trámite, la Secretaria de Estado de
Industria y Comercio dictará la resolución de otorgamiento que constituirá el título de la
concesión de exploración ordenando su inscripción en el Registro Público de Derechos
Mineros su publicación en la Gaceta Oficial y la entrega de su original con el plano
anexo contrafirmado al concesionario.
CAPÍTULO III
Del Procedimiento para obtener
Concesiones de Explotación
Art. 149.-Las solicitudes de concesiones de explotación contendrán los requisitos
especificados en los Artículos 143 y 144 de esta ley con las siguientes modificaciones:
a) Si el solicitante fuere una compañía extranjera presentará la documentación
requerida en el Articulo 111 de esta ley.
b) Presentará un informe de evaluación del o los yacimientos de substancias
minerales existentes dentro del perímetro de la concesión, incluyendo el
estimado de las reservas y el programa de trabajo para su aprovechamiento
económico anexando los planos correspondientes.
c) El plano de la concesión estará confeccionado en escala desde 1:1,000
hasta 1:10,000
Art. 150.- La Dirección General de Minería revisará e instruirá la publicación de
las solicitudes de concesión de explotación dentro de los plazos establecidos en el
Artículo 145.
Art. 151.-Al término de los treinta (30) días después de la segunda publicación sin
haberse suscitado oposición la Dirección General de Minería verificará en el terreno la
existencia de los puntos de partida y de referencia, el rumbo y distancia entré los
mismos. Asimismo, dentro de estos treinta (30) días debe verificar las referencias
indicadas en el inciso 7 del Artículo 143 y calificar el informe de evaluación requerido en
el inciso b) del Articulo 149,
Art. 152.- La Dirección General de Minería si encontrara completa y acorde con
las prescripciones de esta ley la solicitud de explotación, le remitirá con su dictamen a la
Secretaría de Estado de Industria y Comercio.
Art. 153.- La Secretaria de Estado de Industria y Comercio si encontrara
satisfactoria a los intereses nacionales la solicitud de explotación la remitirá para su
aprobación al Poder Ejecutivo.
Art. 154.- Una vez aprobada la solicitud por el Poder Ejecutivo, la Secretaría de
Estado de Industria y Comercio instruirá a la Dirección General de Minería que
proceda a
a) Autorizar al solicitante que, dentro de treinta (30) días laborables o el que
en exceso de dichos treinta (30) días fuere necesario a juicio de dicha
Dirección General, llevar a cabo el alinderamiento de la concesión
establecido en el Artículo 47 de esta ley.
b) Verificar en el terreno los límites de la concesión, instruyendo la corrección
de errores técnicos fundamentales si los hubiere.
c) Notificar al solicitante el pago de la patente correspondiente al vigente y al
próximo semestre.
Art. 155.- La Secretaría de Estado de Industria y Comercio, cumplidas
satisfactoriamente las diligencias del artículo anterior, dictará la Resolución de
otorgamiento que constituirá el título de la concesión de explotación, ordenando su
inscripción en el Registro Público de Derechos Mineros, su publicación en la Gaceta
Oficial y la entrega de su original al concesionario con plano anexo contrafirmado.
CAPÍTULO IV
Del Perfeccionamiento y Desestimación de las
Solicitudes y Concesiones
Art. 156.- Si con motivo del trámite y estudio de las solicitudes de concesión de
exploración o de explotación, la Dirección General de Minería o la Secretaria de Estado
de Industria y Comercio necesitaron datos, informes o trabajos complementarios
pedirán exclusivamente los indispensables para la resolución del caso y el solicitante
estará obligado a suministrarlos dentro del plazo que señale, bajo pena de ser
declarado renunciante.
Art. 157.- Cuando la solicitud o la tramitación sean defectuosas por violación a
esta ley o a su Reglamento, la Secretaría de Estado de Industria y Comercio o la
Dirección General de Minería desaprobarán el expediente, siempre que la violación sea
imputable al solicitante. Si la violación no es imputable al solicitante, se ordenará la
reposición del expediente en lo que tuviere defectuoso.
CAPÍTULO V
De la Reposición y Corrección del
Título de Concesión
Art. 158.- Cuando el beneficiario extravíe el titulo de la concesión de exploración o
de explotación, lo comunicará por escrito a la Dirección General de Minería y solicitará
que el Registro Público de Derechos Mineros le expida un duplicado del mismo, previa
publicación de un aviso en un periódico de circulación nacional, que contenga las
menciones esenciales del título, con la circunstancia de la pérdida o extravío. La
Dirección General de Minería, vencido un plazo de quince (15) días sin oposición
alguna, expedirá el duplicado correspondiente.
Art. 159.- La Dirección General de Minería a petición del concesionario, podrá
corregir administrativamente y, sin perjuicio de tercero, los errores materiales que
hubiere en un título minero, siempre que la corrección no afecte la localización ni
extensión de la concesión en conformidad con los datos del Registro Público de
Derechos Mineros.
Art. 160.- Cuando excepcionalmente un título de concesión minera adolezca de
claridad en lo que respecta a la localización del área de concesión en el terreno, podrá
solicitar el concesionario, que se precise la identificación del terreno concedido, a su
costa. En este caso, la solicitud se formulará , presentará y tramitará como las de una
nueva concesión, extendiéndose al solicitante copia certificada de las constancias
respectivas, como perfeccionamiento de su título defectuoso.
Art. 161.- Las solicitudes de ampliación de áreas de concesiones mineras, se
formularán y tramitarán en la misma forma que la concesión originaria.
CAPÍTULO VI
Del Procedimiento para la Autorización
de Instalación de Plantas de Beneficio
Art. 162.- La solicitud para la instalación de plantas de beneficio que utilicen
materia prima adquirida de terceros, se presentará a la Secretaría de Estado de
Industria y Comercio, por intermedio de la Dirección General de Minería, y deberá
contener los siguientes datos:
1.- Nombre, nacionalidad, domicilio, profesión, número de la Cédula Personal
de Identidad del solicitante o apoderado, quien mostrara el Poder
correspondiente. Si se tratara de una persona jurídica depositará los
documentos que acreditan su existencia y siendo extranjera cumplirá con la
disposición del Artículo 109.
2.- Ubicación de la planta con indicación del municipio y provincia.
3.- Clase de minerales a tratarse y su procedencia,
4.- Capacidad de la Planta expresada en toneladas métricas por día.
5.- Método de tratamiento que se empleará,
6.- Esquema o circuito de tratamiento.
7.- Superficie del terreno necesario para su instalación indicando nombre del
propietario del suelo.
8.- Monto de la inversión que realizará; y
9.- Plazo previsto para iniciar y concluir las obras.
Art. 163.- La Dirección General de Minería remitirá la solicitud a la Secretaria de
Estado de Industria y Comercio acompañada de un informe en el que incluya
recomendaciones para la calificación técnica de la planta propuesta.
Art. 164.- De no existir observaciones, o subsanadas éstas, la Secretaría de
Estado de Industria y Comercio autorizará la solicitud, previa aprobación del Poder
Ejecutivo.
CAPITULO VII
Del Registro Público
de Derechos Mineros
Art. 165.- La Dirección General de Minería tendrá un Registro Público de
Derechos Mineros, cuya organización y funcionamiento estarán sujetos a las
disposiciones de esta ley y su Reglamento. Se inscribirán en este Registro:
1.- Las concesiones de exploración, concesiones o contratos de explotación y
las autorizaciones de instalación de plantas de beneficio, otorgados
conforme a las prescripciones de esta ley, cuyo registro se efectuará antes
de la entrega del título al concesionario.
2.- Las reducciones o ampliaciones de áreas de concesiones, las prórrogas, las
renuncias, nulidades y caducidades.
3.- Los poderes que se refieren a actuaciones mineras.
4.- Todos los contratos relativos a negocios mineros, tales como transferencias,
mutaciones, ya sea por venta, sucesión, donación u otro documento
traslativo de propiedad e igualmente arrendamientos, préstamos, hipotecas
y contratos de promesas de traspasos.
5,- Los contratos de constitución, modificación o disolución de sociedades o de
compañías que adquieran o soliciten derechos sobre exploración,
explotación y beneficio de substancias minerales.
6.- La constitución de servidumbre convencionales, legales, reconocidas por
decisiones jurídicas irrevocables.
7.- Las expropiaciones que se lleven a cabo de acuerdo con esta ley.
8.- Las disposiciones relativas a zonas declaradas de reserva fiscal.
Art. 166.- Mientras los actos o contratos no se inscriban en el Registro Público de
Derechos Mineros no podrán oponerse en contra de terceros. Esta inscripción deberá
ser hecha, asimismo, en el Certificado de Título correspondiente cuando se trate de
terrenos registrados conforme a la ley del Registro de Tierras.
Art. 167.- No dejarán de hacerse las inscripciones ordenadas en el artículo 165
aunque otras leyes dispongan la inscripción de los mismos actos en otro registro.
Art. 168.- No podrá rehusarse la inscripción de los documentos que se presenten,
sino en los siguientes casos:
1.- Cuando adolecieron de algún vicio legal por razón de la forma de los
mismos.
2.- Cuando de las constancias que ya obran en el Registro resultara la
improcedencia de la nueva inscripción.
3.- Cuando el acto o contrato no fuere de los que están sujetos al registro
conforme a la Ley, y
4.- Cuando tratándose de actos o contratos que consten en documentos
privados, las firmas de las partes no estuvieron debidamente legalizadas.
Art. 169.- Para los efectos del Registro, los documentos procedentes del
extranjero deberán ser legalizados de acuerdo con las leyes dominicanas y traducidos
al español por el interprete judicial.
Art. 170.- Los derechos que se deriven de actos o contratos relativos a una
concesión minera, se acreditarán con la constancia respectiva del Registro Público de
Derechos Mineros. Las concesiones y contratos que no estén inscriptos en dicho
registro no perjudicaran a terceros.
Art. 171.- Toda persona perjudicada por una inscripción, modificación,
rectificación o cancelación hecha en el Registro Público de Derechos Mineros, sin que
haya mediado decisión de la autoridad competente conforme a lo prescrito en esta ley o
a decisión judicial, podrá impugnarla ante los tribunales correspondientes dentro de los
dos (2) años que sigan al registro de aquella. En el juicio será parte demandada el
Encargado de Registro Público de Derechos Mineros.
Art. 172.- En todo procedimiento judicial, relativo a la inscripción, modificación,
rectificación o cancelación de registros, será citada como parte la persona en cuyo
perjuicio aparezca el procedimiento.
Art. 173.- Cualquier persona podrá examinar el Registro Público de Derechos
Mineros y sus archivos, y solicitar a su costa, copia certificada de las inscripciones y
documentos existentes. Igualmente podrá pedir certificación de que con respecto a una
inscripción determinada, no hay otras posteriores, o de que cierta inscripción no existe
causando estas certificaciones un derecho a razón de RD$2.00 por hoja pagaderos en
sellos de Rentas Internas.
Art. 174.- Para proceder a la subasta de una concesión minera o de planta de
beneficio, será requisito indispensable la expedición por la Dirección General de
Minería, de un Certificado sobre los antecedentes que obren en el Registro Público de
Derechos Mineros de su dependencia, con relación a la concesión y afectaciones que
aparezcan inscritas en cuanto a la mina.
Art. 175.- La inscripción en el Registro Público de Derechos Mineros de los
documentos a que se refiere el Artículo 165, causarán un derecho de diez pesos oro
(RD$10.00), excepto la inscripción de la de las transferencias de derechos sobre
concesiones de exploración que causará un derecho de cien pesos oro (RD$100.00), y
la inscripción de transferencias de concesiones de explotación y de plantas de beneficio
causará un derecho de doscientos pesos oro (RD$200.00)
Art. 176.- El Registro Público de Derechos Mineros llevará, por lo menos, los
siguientes libros:
1.- Un libro de registro de concesiones de exploración, de explotación y de
autorizaciones de instalación de plantas de beneficio.
2.- Un libro de registro de contratos, mutaciones y gravámenes sobre
propiedad o derechos mineros.
3.- Un libro de reducciones, ampliaciones, prórrogas, renuncias, nulidades y
caducidades.
4.- Un libro de poderes.
5.- Un libro donde se inscriban los documentos constitutivos de las empresas
que tengan o soliciten concesiones mineras.
6.- Un libro de expropiaciones.
7.- Un libro relativo a reservas fiscales.
TÍTULO X
Del Ejercicio de Derechos y
Obligaciones del Concesionario
CAPITULO I
De las Oposiciones
Art. 177.- Las oposiciones a las solicitudes de concesiones mineras, aduciendo
derechos adquiridos, se interpondrán ante la Dirección General de Minería dentro del
término de treinta (30) días contados a partir de la segunda publicación del extracto de
la solicitud en un diario de circulación nacional. Si dentro de ese término no se hubiese
formulado oposición, podrá admitírsela aún en el acto de verificación en el terreno del
plano de la concesión.
Art. 178.- En caso de que se otorgue una concesión minera que invada el área de
una concesión vigente, el titular de ésta podrá ejercitar en los tribunales ordinarios las
acciones interdictables para proteger la posesión de su derecho y las ordinarias para
obtener la anulación de la concesión invasora en cuanto a la extensión de dicha
invasión, aún cuando no haya hecho oposición dentro de[ expediente o le haya sido
denegada.
Art. 179.- Toda oposición deberá formularse por escrito indicando las razones en
que se funda, acompañada de la documentación que ofrece en prueba. El oponente
señalará domicilio para recibir notificaciones.
Art. 180.- La Secretaria de Estado de Industria y Comercio al revisar un
expediente examinará la oposición alegada y resolverá a la luz de las prescripciones de
esta Ley, denegando o aceptando la oposición, procediendo al otorgamiento
instruyendo la corrección o cancelación de la solicitud, según fuere el caso.
CAPÍTULO II
Del Procedimiento de la Indemnización
Art. 181.- Por los daños y perjuicios previsibles, antes de iniciar un trabajo en el
curso de una exploración, de una explotación o en el beneficio de substancias
minerales, los concesionarios acordarán con los dueños u ocupantes legítimos del suelo
el monto de las indemnizaciones, depositando en la Dirección General de Minería los
contratos respectivos. En caso de que estos contratos no se presentaran, o en su
reemplazo, la autorización escrita del propietario del suelo o de sus ocupantes
legítimos, legalizadas su firma o sus huellas digitales por una Notario Público, la
Dirección General de Minería determinará el monto de una fianza para asegurar el pago
de las indemnizaciones por los daños y perjuicios inevitables, Esta fianza deberá ser
depositada en una Colecturía de Rentas Internas, en las proporciones que les
corresponda según lo fijado por la Dirección General de Minería sin perjuicio de que los
interesados puedan recurrir a los tribunales competentes en caso de disconformidad.
Art. 182.-Por daños y perjuicios imprevisiblemente ocasionados, las personas
afectadas podrán obtener de los concesionarios el monto de las indemnizaciones
correspondientes, siguiendo el procedimiento delineado en el Artículo anterior.
CAPÍTULO III
Procedimiento de Renuncia y Reducción
Art. 183.- La renuncia establecida en el Artículo 94 debe ser comunicada por
escrito a la Dirección General de Minería y debe estar acompañada de los documentos
contentivos de los resultados de estudio y trabajos efectuados dentro del área
renunciada, así como de un recibo expedido por la Colecturía de Rentas Internas por
valor de diez pesos oro (RD$10.00) para su publicación en la Gaceta Oficial.
Art. 184.- Antes de aceptarla renuncia, la Dirección General de Minería examinará
el Registro Público de Derechos Mineros para ver si existen o no acreedores, socios o
arrendatarios de la concesión. Si los hubiere, los emplazará para que en el término de
quince (15) días hagan valer sus derechos. Si estos derechos fueren fundados podrá
desestimar la renuncia.
Art. 185.- Si se tratara de una reducción o renuncia parcial del área de una
concesión, ésta debe ser comunicada por escrito a la Dirección General de Minería,
cumpliendo con los requisitos del Articulo 183 y adjuntando, además, un nuevo plazo de
la concesión indicando los límites del área retenida en líneas llenas y los del área
renunciada en líneas punteadas. Antes de aceptar la reducción la Dirección General de
Minería ordenará la verificación de los linderos en el terreno, a costa del concesionario.
TÍTULO XI
El Procedimiento de Caducidad y Nulidad
Art. 186.- Cuando se presentaran las causas especificadas en los Artículos 97 y
98, la Secretaria de Estado de Industria y Comercio, antes de dictar la caducidad,
requerirá mediante notificación al concesionario que en un plazo de treinta (30) días
laborables subsane la falta ocurrida, Transcurrido dicho plazo dictará mediante una
resolución la caducidad, la cual será publicada en la Gaceta Oficial. Si la causa fuera la
falta de pago de impuestos devengados, éstos deberán ser pagados con un diez por
ciento (10%) de recargo.
Art. 187.- La nulidad procederá de oficio o por declaración de terceros. En ambos
casos la Secretaria de Estado de Industria y Comercio, examinará el expediente de
exploración o de explotación y comprobada la falta ordenará de inmediato la anulación
correspondiente, participándola al interesado y publicándola en la Gaceta Oficial, si se
tratare de una concesión vigente.
TITULO XIl
De las Sanciones y Juicios
Art. 188.- Los que realicen exploraciones y explotaciones mineras sin tener la
concesión o contrato que esta ley requiere, serán castigados con multas de cincuenta
pesos oro (RD$50.00) a dos mil pesos oro (RD$2,000.00) y se pronunciará la
confiscación de las obras que hayan realizado y de los minerales que se hubiesen
extraído.
Art. 189.- Al que destruya o cambie de lugar los hitos o señales que, en la
superficie del terreno o en el interior de las labores demarquen los límites de una
concesión, se le aplicarán las sanciones que establece el Artículo 456 de( Código
Penal.
Art. 190.- La resistencia injustificada de los particulares, que impida o tenga por
objeto impedir las operaciones encomendadas a los peritos, o a los inspectores, se
castigará con prisión de diez (10) días a tres (3) meses y multa de veinticinco pesos oro
(RD$25.00) a cien pesos oro (RD$100.00).
Art. 191.- El Director de Minería o cualquier subalterno que intervenga en la
tramitación de un expediente de concesión minera que incurriera en falsedad será
pasible de las penas establecidas para esta clase de delitos en el Código Penal.
Art. 192.- Cuando no se presentaran informes semestrales de progreso y anuales
de operaciones dentro de los términos establecidos en el Artículo 72, la Dirección
General de Minería podrá otorgar por escrito un término adicional de treinta (30) días y
en caso de falta, notificará al concesionario con un tercer término de treinta (30) días
para que subsane la falta bajo pena de caducidad si hubiere reincidido.
Art. 193.- Con excepción de los juicios penales correccionales que serán de
competencia de los Juzgados de Paz, los juicios que se susciten con motivo de la
aplicación de esta ley, o sobre cualquiera de los derechos y obligaciones que él
establece, son de la competencia de los Juzgados de Primera Instancia en sus
atribuciones comerciales.
Art. 194.- La Dirección General de Minería es el organismo estatal encargado de
promover el desarrollo de! país y de salvaguardar el interés nacional en todo lo
concerniente a la industria minero-metalúrgica, cualquiera que sea su organización o
dependencia en la Administración Pública y la naturaleza del caso que lo requiera Sus
funciones fundamentales son de carácter técnico-cientifico y administrativo-legales,
Art. 195.- Las atribuciones técnico científicas de la Dirección General de Minería
incluirán
a) Realizar investigaciones dentro de campo de la geología y disciplinas afines,
que contribuyan al conocimiento, desarrollo y conservación de los recursos
minerales del país,
b) Coordinar labores en relación con las investigaciones señaladas
precedentemente que lleven a cabo entidades nacionales, internacionales o
extranjeras, para alcanzar la más efectiva utilización de las mismas, con el
objeto de obtener el aprovechamiento científico e intensivo de los recursos
minerales.
e) Organizar y fomentar el adiestramiento en el campo de las disciplinas y
técnicas geológicas, dentro y fuera de las investigaciones y trabajos que
realice la Dirección General de Minería, con el objeto de mejorar la capacidad
científica y técnica de profesionales jóvenes dominicanos.
d) Evaluar la disponibilidad comercial de los recursos minerales.
e) Estudiar y resolver factores técnicos y económicos que presenten problemas
para el desarrollo de recursos minerales.
f) Proveer asesoramiento sobre la industria minero-metalúrgica del país; y
g) Velar por la higiene y seguridad de las explotaciones mineras.
Art. 196.- Las atribuciones administrativo-legales de la Dirección General de
Minería incluirán:
a) Hacer cumplir las leyes, reglamentos y contratos que rijan las actividades
minero-metalúrgicas en el país.
b) En relación con la atribución básica anterior la Dirección General de Minería
podrá practicar cuantas veces lo juzgue conveniente y con la amplitud que el
caso lo requiera, inspecciones a trabajos en superficie o subterráneos de
cualquier concesión, como asimismo, para la identificación y verificación de
linderos e hitos en el terreno.
c) Someter a consideración del Poder Ejecutivo, por conducto de la Secretaría
de Estado de Industria y Comercio, los proyectos de reglamento que se
consideren necesarios para la correcta interpretación y aplicación de esta ley.
d) Asistir al Gobierno, juntamente con el Banco Central, en asuntos relativos a la
comercialización y exportación de productos mineros y rnetalúrgicos.
Art. 197.- La Dirección General de Minería estará integrada del modo siguiente:
a) Una Dirección a cargo de un Director asistido por un Subdirector quien lo
sustituirá interinamente en caso de ausencia, incapacidad o muerte.
b) Una sección de concesiones y Catastro Minero.
c) Una sección de Investigaciones Geológicas Mineras.
d) Una sección Jurídica de la que dependerá el Registro Público de Derechos
Mineros.
e) Una sección de Fiscalización de Impuestos.
f) Y las demás dependencias que establezca el Poder Ejecutivo, con solicitud
justificada del Director General de Minería, a través de la Secretaría de
Estado de Industria y Comercio.
Art. 198.- Se crea un fondo especializado de un cinco por ciento (5%) de los
ingresos anuales que perciba el Estado por concepto del impuesto sobre la renta
pagado para promover el desarrollo de las actividades mineras en el país por los
concesionarios de explotación y de plantas de beneficio, el cual será administrado por la
Secretaría de Estado de Industria y Comercio, según lo disponga el Poder Ejecutivo.
TÍTULO XIV
Disposiciones Especiales y Transitorias.
Art. 199.- Las solicitudes de permisos de exploración y de concesiones de
explotación en trámite a la fecha de la publicación de esta ley, deberán ajustarse a las
condiciones y requisitos establecidos en la misma.
Art. 200.- Las concesiones o contratos de explotación, así como los permisos de
exploración que estuviesen en vigor en la fecha de la publicación de la presente ley,
continuarán rigiéndose por la Ley o los contratos en virtud de los cuales hayan sido
otorgados, pero el concesionario podrá dentro de un plazo de seis (6) meses, solicitar
del Secretario de Estado de Industria y Comercio, por conducto de la Dirección General
de Minería, que autorice que su concesión o permiso se rija conforme a esta ley y su
Reglamento, con renuncia expresa a cualquier disposición o ley que pudiere favorecerle
anteriormente y que no estuviera prevista en la presente ley.
La autorización, previa inscripción en el Registro Público de Derechos Mineros, se
publicará en la Gaceta Oficial.
Art. 201.- La presente ley deroga tos las disposiciones legales y reglamentarias
que le sean contrarias y especialmente la Ley Minera No. 4550, del 23 de septiembre de
1956.
DADA en !a Sala de Sesiones de la Cámara de Diputados, Palacio del Congreso
Nacional, en Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional, Capital de la República
Dominicana, a los doce (12) días del mes de mayo del año mil novecientos setenta y
uno (1971); años 128 de la Independencia y 108 de la Restauración,
Atilio A. Guzmán Fernández,
Presidente
Caridad R. de Sobrino,
Secretaria
Francisco Leonidas Pequero H.,
Secretario Ad-hoc
DADA en la Sala de Sesiones del Senado, Palacio del Congreso Nacional, en
Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional, Capital de la República Dominicana, a los
veintiséis (26) días del mes de mayo del año mil novecientos setenta y uno (1971), años
128 de la Independencia y 108 de la Restauración.
Adriano A. Uribe Silva
Presidente
Josefina Portes de Valenzuela,
Secretaria.
Miguel A. Acta Fadul
Secretario Ad.Hoc
JOAQUIN BALAGUER
Presidente de la República Dominicana
En ejercicio de las atribuciones que me confiere el artículo 55 de la Constitución
de la República:
PROMULGO la presente Ley y mando que sea publicada en la Gaceta Oficial
para su conocimiento y cumplimiento.
DADA en Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional, Capital de la República
Dominicana, a los cuatro (4) días del mes de junio del año mil novecientos setenta y
uno, año de la Independencia y 107 de la Restauración.
Joaquín Balaguer

SIGUENOS EN TWITTER @Derechoexperto

FAN PAGE FACEBOOK