¿QUE ES EL HAARP (High Frequency Avanced Auroral Research Project) Y EL SURA (Instalación de Calentamiento Ionosférico) Y SU RELACIÓN CON CLIMA Y LOS TERREMOTOS?


¿Que es el HAARP (High Frequency Avanced Auroral Research Project) o el SURA (Instalación de Calentamiento Ionosférico) y su relación con el clima y terremotos?

Quizás a algunos no les suenen estas siglas, pero pertenecen a un misterioso proyecto de la Fuerza Aérea norteamericana cuyas siglas HAARP traducido al español sería, Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia. 

En unas instalaciones militares situadas en Gakona, Alaska, se está desarrollando un misterioso proyecto el cual consiste en 180 antenas que funcionando en conjunto que será como una sola antena que emitirá 1 GW, es decir un billón de ondas de radio de alta frecuencia las cuales penetran en la atmósfera inferior e interactúan con la corriente de los electrojets aureales.

En este sentido el proyecto HAARP es uno de tantos que lleva a cabo la Marina y la Fuerza Aérea de EEUU. Otros proyectos militares implicaban o han implicado el estudio de la ionosfera, la alta atmósfera y el uso de satélites espaciales con fines más o menos singulares, vendiéndose su utilización con fines, principalmente, no bélicos. 

Antenas del proyecto HAARP en Gakona, Alaska.

Por lo tanto, HAARP es uno más de estos proyectos militares llevados a cabo por la Defensa americana. 

Los pulsos emitidos artificialmente estimulan a la ionosfera creando ondas que pueden recorrer grandes distancias a través de la atmósfera inferior y penetran dentro de la tierra para encontrar depósitos de mísiles, túneles subterráneos, o comunicarse con submarinos sumergidos, entre mucha otras aplicaciones.

¿Qué es el Electrojet?

Hay una electricidad flotando sobre la Tierra llamada electrojet aureal, al depositar energía en ella se cambia el medio, cambiando la corriente y generando ondas LF (Low Frecuency) y VLF (Very Low Frecuency).

HAARP tiene la intención de acercar el electrojet a la Tierra con el objetivo de aprovecharlo en una gran estación generadora.

HAARP enviará radiofrecuencia dentro de la ionosfera, alteramdo los electrojet, que afectan al clima global, algunas veces durante una tormenta eléctrica llegan a tocar la Tierra, afectando a las comunicaciones por cables telefónicos y eléctricos, la interrupción de suministros eléctricos e incluso alteraciones en el estado del ser humano.

El HAARP actuaría como un gran calentador ionosférico, el más potente del mundo. En este sentido podría tratarse de la más sofisticada arma geofísica construida por el hombre.

¿Un proyecto con intención de manipular el mundo?

Hasta aquí hemos descrito la parte “oficial” de la cuestión, pero ¿por qué hay quien cree que detrás de HAARP se oculta algo más?, ¿ extraños experimentos de modificación del clima, de control de la mente y de producir incluso terremotos?

Ciertamente algo de base científica asoma en todo este asunto, HAARP con sus cientos de millones de vatios de potencia y antenas se puede considerar como un verdadero “calefactor” de la alta atmósfera, provocando una tremenda ionización que puede acarrear consecuencias imprevisibles, y que gracias a su efecto “espejo” podría dirigir sus efectos hacia cualquier zona del planeta. Estaríamos hablando de un nuevo tipo de arma, capaz de intensificar tormentas, prolongar sequías, sobre algún territorio. ¿ficción?

El proyecto es tan controvertido como peligroso. Sus defensores aducen un sinfín de ventajas de carácter científico, geofísico y militar, pero sus detractores están convencidos de que podrían tener consecuencias catastróficas para nuestro planeta, desde arriesgadas modificaciones en la ionosfera, hasta la manipulación de la mente humana.

De acuerdo con la Dra. Rosalie Bertell, HAARP forma parte de un sistema integrado de armamentos, que tiene consecuencias ecológicas potencialmente devastadoras.

Fuera de la manipulación climática, HAARP tiene una serie de otros usos relacionados: “HAARP podría contribuir a cambiar el clima bombardeando intensivamente la atmósfera con rayos de alta frecuencia. Convirtiendo las ondas de baja frecuencia en alta intensidad podría también afectar a los cerebros humanos, y no se puede excluir que tenga efectos tectónicos“.

Así pretenden manipular el clima

Por si fuera poco, a la posible manipulación de las mentes humanas y las modificaciones en la ionosfera habría que sumar nuevos efectos negativos. 

El propio creador del calentador ionosférico del proyecto HAARP, Bernard Eastlund, asegura que su invento podría controlar el clima. 

La evidencia científica reciente sugiere que el HAARP está en funcionamiento y que tiene la capacidad potencial de desencadenar inundaciones, sequías, huracanes y terremotos. 

Desde un punto de vista militar, HAARP es un arma de destrucción masiva. Potencialmente, constituye un instrumento de conquista capaz de desestabilizar selectivamente los sistemas agrícolas y ecológicos de regiones enteras.

El Proyecto Ruso SURA, la contrapartida de HAARP.

SURA, Instalación de Calentamiento Ionosférico, son las siglas del proyecto ruso que tiene por equivalencia y contrapartida al americano HAARP. 

¿Son proyectos para el desarrollo de armamento sofisticado para la  alteración del tiempo y del clima?

La pregunta es difícil de responder por su alto nivel de secreto.

Vista de antenas en instalaciones de Sura.

SURA, Instalación de Calentamiento Ionosférico, es un centro de investigación de la ionosfera ubicado cerca del pequeño pueblo de Vasilsursk a unos 100 km al este de Nizhniy Novgorod, en Rusia. 

Sura es capaz de irradiar cerca de 190 MW, potencia radiada efectiva (PRE) en ondas cortas. Inicialmente dependía del Ministerio de Defensa, pero este servicio es operado  actualmente por el Instituto de Investigación de Radio NIRFI en Nizhny Novgorod. 

La instalación de Sura fue encargada en 1981. Con el uso de este mecanismo, los investigadores rusos estudian el comportamiento de la ionosfera y el efecto de la generación de emisión de baja frecuencia sobre la modulación de la ionosfera.

Información técnica

La gama de frecuencias de la instalación es de 4,5 a 9,3 MHz. La instalación consta de tres transmisores de radiodifusión de 250 kW y una antena dipolo cruzado 144 con dimensiones de 300 m x 300 m. En el centro de la gama de frecuencias de funcionamiento (4,5 – 9,3 MHz), como máximo apogeo de ganancia se alcanza alrededor de 260 (~ 24 dB), la potencia radiada efectiva (PER) de la instalación es de 190 MW (~ 83 dBW).


El Proyecto HAARP  es el equivalente norteamericano al proyecto Sura ruso.

SIGUENOS EN TWITTER @Derechoexperto

FAN PAGE FACEBOOK