LOS VOUCHERS O BONOS DE SERVICIOS EN LA INDUSTRIA TURÍSTICA


LOS VOUCHERS O BONOS DE SERVICIOS EN LA INDUSTRIA TURÍSTICA.

El desarrollo de la actividad de las operaciones comerciales es efectuado, frecuentemente, a través de los denominados “efectos del comercio”, que son los escritos contentivos de obligaciones de remitir o pagar una suma de dinero o una mercancía determinada, al portador o a la orden, en plazos cortos.

Dentro de los principales efectos del comercio se encuentran la letra de cambio, el billete a la orden, los depósitos negociables, los vouchers de la industria turística y los billetes bancarios. De estos efectos del comercio, serán objeto de análisis los vouchers de la industria turística, utilizados por los distintos operadores que intervienen en el turismo para el desarrollo de las actividades relacionadas con este, abordándose lo relativo a la naturaleza jurídica de este efecto del comercio y el plazo previsto para el ejercicio de su acción. Asimismo, serán establecidas las diferencias y semejanzas que presenta con la letra de cambio.

NATURALEZA JURÍDICA DE LOS VOUCHERS O BONOS DE SERVICIOS EN LA INDUSTRIA TURÍSTICA.

Los Vouchers en la industria turística es un efecto del comercio desarrollado por los usos y costumbres de la industria turística y hotelera, y que encuentra su fundamento en la letra de cambio.

A través de los vouchers o bonos de servicios de la industria turística, una Agencia de Viaje, denominada emisor, emite una orden a uno de los distintos operadores que intervienen en el turismo (establecimiento hotelero, rent-a-car, restaurante u otra agencia de viaje), que es el receptor u obligado, para que suministre a un determinado cliente, denominado beneficiario, el servicio consignado en el bono o cupón en la forma en que se detalla en el mismo, a cuenta del emisor.

Las modalidades en las que se puede presentar este efecto del comercio son:

a)      Prepago, que es cuando el emisor del bono ha pre pagado al establecimiento contra el cual se gira, ordenando que la prestación de los servicios requeridos sean prestados al beneficiario.

b)      Sistema de crédito, que es cuando el emisor mantiene una cuenta de crédito con el establecimiento girado, pactándose de antemano los costos de los servicios que serán prestados a los beneficiarios de los bonos. La cuenta que se genere a raíz de este crédito es cobrada con la presentación del bono, en el plazo convenido por las partes, el cual no debe exceder los 30 días contados a partir de la presentación, conforme a los establecido en el artículo 24 del Reglamento 2122 para la Aplicación de la Ley de Turismo, reglón de las Agencias de Viajes. 
    
Uno de los efectos que surte el bono o “voucher” emitido por una agencia de viaje, contra un establecimiento turístico, cuando es debidamente aceptado por éste, es el de liberar al beneficiario del servicio prestado del pago del mismo, ya que este es asumido por el emisor del bono.

SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS CON LA LETRA DE CAMBIO.

Tomando en consideración que los bonos o “voucher” de la industria turística tienen su fundamento en la letra de cambio, las semejanzas y diferencias que se destacan entre estos son las siguientes:

Semejanzas

a)      Tanto la letra de cambio como los vouchers contienen una obligación de pago en la que intervienen un librador, un girado y un beneficiario.

b)      Al bono le son aplicables supletoriamente las reglas previstas para la letra de cambio, en ausencia de disposición legal que la regule.

c)      La aceptación o no del bono o vouchers debe ser verificada por el prestador del servicio en el momento en que se reclama la prestación del mismo dentro de la fecha que ha sido prevista a tales fines, al igual que ocurre en la letra de cambio.

d)     Si el bono no es presentado dentro del plazo señalado, el prestador del servicio queda liberado de la orden dada por el emisor, como sucede con la letra de cambio.

Diferencias

a)      La obligación en la letra de cambio es monetaria, mientras que en el vouchers es de prestar un servicio relacionado con la industria turística.

b)       La letra de cambio está regulada por el Código de Comercio, en tanto que el vouchers se desarrolló por los usos y costumbres de la industria turísticas.

c)      La redacción de la letra de cambio debe contener las menciones prescritas por el artículo 110 del Código de Comercio.

d)     El plazo de prescripción en la letra de cambio es de mayor que el previsto para la acción de los vouchers, dependerá del tipo de acción que se pretenda ejercer y quien sea el accionado.

LA ACCIÓN DEL BONO TURÍSTICO O “VOCHERS” Y EL PLAZO PARA SU EJERCICIO.

Cuando el establecimiento al cual va dirigido un bono o “voucher” no cumple con su obligación de prestar el servicio consignado en el mismo, el beneficiario conserva el derecho de acción de recobro de los valores que pagó a la agencia con la cual contrató, así como una acción en daños y perjuicios por incumplimiento de contrato en contra del emisor del bono.

Sin embargo, aunque en ocasiones la situación de determinar en contra de quien podría estar dirigida la acción por el incumplimiento de las obligaciones contenidas un bono o “voucher”, resulta compleja ante la intervención de múltiples operadores, el Reglamento de  2122 para la Aplicación de la Ley de Turismo, reglón de las Agencias de Viajes establece en su artículo 10 que: “Las Agencias de Viajes serán en todo caso, responsables del cumplimiento de las obligaciones contraídas en el ejercicio de sus actividades. En las intervenciones conjuntas con otras agencias nacionales o extranjeras, la responsabilidad exigible tendrá carácter mancomunado o solidario”. 

Es decir, que en lo que respecta a las Agencias de Viaje, el referido reglamento establece una responsabilidad solidaria en caso de que intervengan más de una agencia.

En caso de que intervengan otros tipos de empresas como hoteleras, Rent-a-Car, transportistas terrestres, restaurantes, el titular de la acción puede accionar en contra del comisionista con el que contrató y posteriormente llamar en intervención forzosa a los demás operadores turísticos involucrados, según lo estableció la Corte de Casación Dominicana en la Sentencia núm. 31 del 20 de mayo de 2009, B.J. 1182, 1ra. Cámara.

En lo que respecta al plazo de prescripción de las acciones que surgen en ocasión de la emisión de un bono o “voucher”, estar va a depender de la naturaleza de la acción que se ejerza. De ahí que, cuando se trata de una acción en cobro en contra de un hotelero o fondista, por los servicios de habitación y alimentos que suministran, prescribe en el plazo de seis (6) meses, conforme a lo establecido en el artículo 2271 del Código Civil.   

Cuando la acción es ejercida por el emisor del bono contra su cliente por el no pago de los servicios contratados, el plazo de la prescripción es de un (1) año, según el artículo 2271 del Código Civil. Las demás acciones, tomando en consideración que las actividades turísticas se desarrollan en el marco de una relación contractual, prescriben en el plazo de dos (2) años, según el artículo 2273 del Código Civil.  

El importe de la factura habrá de ser abonado por la Agencia de Viajes u Operador que formalizó el contrato en el mismo establecimiento hotelero y en el plazo máximo de treinta días, a partir de la recepción de la factura, salvo pacto en contrario.

FUENTE:

BIAGGY L, Juan A.; Manual de Derecho Societario Dominicano. Tomo II. Segunda Edición, julio 2013, Santo Domingo, p. 1343.


FAN PAGE FACEBOOK

FACEBOOK - PARTIDO TECNOLOGICO DE LA JUVENTUD DOMINICANA

¿QUIEN GANARA LAS ELECCIONES DEL AÑO 2020?

ON AIR En el Aire 107.7FM
ON AIR En el Aire 107.7FM - Escuchas:
- Después

Diario Libre

Periódico El Caribe - Mereces verdaderas respuestas

Noticias SIN

Metro Republica Dominicana